jueves, 21 de enero de 2010

LA RESPIRACION EN EL HOMBRE

LA RESPIRACIÓN EN EL HOMBRE

EN EL CASO DEL SER HUMANO, LA RESPIRACIÓN ES de tipo pulmonar y se realiza a través del sistema respira¬torio. El sistema respiratorio humano está formado por las vías respiratorias y los pulmones.

EL SISTEMA RESPIRATORIO
LAS VÍAS RESPIRATORIAS
Son los conductos por donde pasa el aire. Comprenden las fosas nasa¬les, la faringe, la laringe, la tráquea y los bronquios.
Las fosas nasales son dos cavidades que se encuentran en la nariz. Están tapizadas internamente por una membrana mucosa llama¬da pituitaria. La pituitaria se distribuye en dos regiones: la pitui¬taria roja y la pituitaria amarilla (fig. 2).
La faringe o garganta es una estructura en forma de tubo que comunica las fosas nasales con la boca y la laringe.
La laringe o caja vocal es una cavidad formada por cartílagos en cuyo espacio interno o glotis, se forman unos pliegues. Estos plie¬gues reciben el nombre de cuerdas vocales y al vibrar con el paso del aire producen la voz. Encima de la glotis está la epiglotis, una especie de tapa móvil que cierra la vía de la laringe hacia la tráquea en el momento de la deglución.
• La tráquea es un conducto formado por anillos cartilaginosos en forma de "c", los cuales le dan rigidez. Está recubierta internamente por una mucosa que retiene y expulsa las sustancias extrañas.
Los bronquios son dos conductos que resultan de la división de la tráquea, formando una "Y" invertida y que al llegar a los pul¬mones se ramifican en tubos más delgados llamados bronquiolos.
Los pulmones son dos órganos esponjosos de color rosado en los que penetran los bronquios. En los extremos de los bronquios están los bronquiolos. Estos forman unas bolsas llamadas alvéolos pulmonares. El epitelio de los alvéolos, o membrana que los cubre, es muy delgado y se encuentra en contacto directo con los vasos capilares para permitir el intercambio gaseoso.


Los pulmones están recubiertos externamente por una membrana denominada pleura, que los protege del rozamiento con la caja toráci¬ca. El pulmón derecho está dividido en tres lóbulos, mientras que el izquierdo posee dos lóbulos.

LOS MOVIMIENTOS RESPIRATORIOS
Para que el aire ingrese al interior de los pulmones y para que sea expulsado luego, se realizan dos movimientos: la inspiración o entra¬da de aire a los pulmones y la espiración o salida del aire (fig. 3).
Estos movimientos se producen debido a la acción del diafragma, un músculo situado en la base del tórax, cuyo movimiento, en conjunto con el de los músculos intercostales, varía el volumen y la presión del aire dentro de la caja torácica.
La inspiración o inhalación se produce cuando se contraen los músculos intercostales y el diafragma se contrae y desciende. Así, el volumen de la cavidad torácica aumenta, permitiendo que los pulmones se expandan y se llenen de aire.
La espiración o exhalación se produce cuando se relajan los músculos intercostales y el diafragma recupera su forma de cúpu¬la. Así, el volumen de la caja torácica disminuye, los pulmones se comprimen y el aire es expulsado.
Los movimientos respiratorios son actos involuntarios, aunque su ritmo se puede modificar voluntariamente. En una inspiración normal los pulmones toman medio litro de aire, mientras que durante una ins¬piración forzada pueden tomar hasta tres litros de aire. La cantidad de aire que pueden contener los pulmones, después de una inspiración for¬zada, se denomina capacidad pulmonar.
Una persona adulta, en reposo, realiza de 15 a 18 inspiraciones por minuto. Esta frecuencia respiratoria varía según la edad, el sexo y el ejer¬cicio.

El RECORRIDO DEL AIRE EN EL CUERPO HUMANO
El aire recorre el cuerpo humano en tres fases: la pulmonar, la san— guinea y la celular (fig. 4).
• La fase pulmonar comprende la difusión de los gases que com¬ponen el aire a través de los alvéolos pulmonares. En la inspira¬ción, el oxígeno del aire inhalado pasa a la sangre y en la espiración el dióxido de carbono de la sangre pasa a los pulmones, donde es expulsado hacia el exterior.
- La fase sanguínea comprende el transporte de los gases respira¬torios por el torrente sanguíneo. El oxígeno combinado con la "hemoglobina de los glóbulos rojos (oxihemoglobina) es transpor-tado desde los pulmones hasta todas las células del cuerpo, mien¬tras que el dióxido de carbono viaja de las células del cuerpo a los pulmones, la mayor parte disuelto en la sangre, pero también combinado con la hemoglobina.
« La fase celular comprende el intercambio de gases en el ámbito celular. El oxígeno pasa por difusión de la sangre al citoplasma celular, mientras que el dióxido de carbono pasa, también por difusión, de las células a la sangre.
El centro de control de la respiración se encuentra en el bulbo raquídeo, en la base del cerebro. Cuando la concentración de dióxido de car¬bono en la sangre aumenta, el cerebro hace que se acelere la velocidad de la respiración.


LAS ENFERMEDADES DEL SISTEMA
RESPIRATORIO
Cada vez que inhalamos, en el sistema respiratorio entran una serie de partículas: granos de polen, esporas de hongos, polvo de materiales tóxicos, bacterias y virus, etc. La mayoría de estas partículas se filtran a través de las cavidades nasales, la tráquea y los bronquios, pero en ocasiones algunas de ellas escapan y llegan hasta los pulmones. En los alvéolos pulmonares existe una pequeña cantidad de glóbulos blancos, llamados macrófagos, que destruyen la mayoría de microbios que entran con el aire. Sin embargo, en ocasiones su acción no es suficien¬te y se producen enfermedades en el sistema respiratorio. , Las enfermedades respiratorias más comunes son:
La neumonía es una inflamación de los alvéolos pulmonares, pro¬ducida por infección con ciertas bacterias llamadas neumococos (Streptococcus pneumoniae). Como respuesta a la infección, los alvéolos producen secreciones con pus que los llenan de líquido e impiden la difusión de los gases.
La tuberculosis es una enfermedad contagiosa causada por una bacteria comúnmente llamada el bacilo de Koch (Mycobacteríum tuberculosis). Este microorganismo destruye el tejido pulmonar, el cual es reemplazado con uno más grueso y fibroso que no permite el intercambio de gases. La tuberculosis se previene con la vacuna
: llamada BCG.
• La difteria se origina por una infección bacteriana aguda (causada por Corynebacteríum difteríae) que endurece la mucosa de las vías respiratorias altas y las obstruye, produciendo la muerte por asfixia. Se previene con la vacuna triple o DPT, que a la vez actúa contra la tos ferina y el tétano.
«Las infecciones respiratorias agudas (I.R.A.) comprenden un grupo de enfermedades que, dependiendo del órgano afectado, se conocen como faringitis, laringitis, bronquitis, etc. Son enfermedades muy comunes, producidas por virus o bacterias, que no duran más de 15 días, pero que en los niños pequeños pueden causar la muerte. Se transmiten por medio de aire o saliva contaminados con microorganismos, y se manifiestan con tos, secreción nasal, dolor de garganta o fiebre (fig. 5).
El asma es un desorden caracterizado por una respiración dificultosa y con resuellos (ruido al respirar). Sus causas son diversas pero generalmente son de tipo alérgico. La asfixia se debe a espasmos musculares de las paredes de los bronquios, que producen el cierre parcial de las vías aéreas.
El enfisema pulmonar ocurre cuando se deterioran los alvéolos pulmonares. Este deterioro es ocasionado por irritaciones de larga duración, debidas a la contaminación del aire y a ciertas enfermedades como el asma.
• La pleuresía o pleuritis consiste en la inflamación de la membrana que recubre los pulmones, disminuyendo la capacidad pulmonar y dificultando la respiración.
• El cáncer de pulmón consiste en la proliferación de células malignas que invaden el pulmón y las vías respiratorias e interfieren con su función. El cáncer de pulmón es más frecuente entre los fuma¬dores, los mineros y las personas expuestas a polvo de origen indus¬trial, como el asbesto y alquitrán

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada